"Opiniones falibles, propias y ajenas, abiertas a la conversación no dogmática"

20 mayo, 2010

Lesbianas, homosexuales e iglesias cristianas


Existen dos temas que continuamente son asunto de acalorada discusión en los ámbitos de los evangélicos conservadores, la Conferencia Episcopal Española, la derecha española y algunos sectores minoritarios de la izquierda muy influidos, éstos últimos, por la moral católica: Homosexualidad y aborto.

 Parece que son los temas donde uno se juega a cara o cruz la fe cristiana, olvidando que las iglesias, a lo largo del tiempo, lo que moralmente reprobaban o defendían ayer, ha sufrido una evolución –creo que en algunos casos positiva- como la participación de los cristianos en el ejército, la usura, la esclavitud, la subordinación de la mujer al varón, etc.

En este momento quiero hablar de los homosexuales y lesbianas cristianos. Hace años, entre las iglesias,  no se aceptaba la orientación sexual de un individuo independientemente de si actuaba en consecuencia o no (especialmente, los varones afeminados lo tenían muy mal en los espacios eclesiales). Posteriormente, la mayoría de las iglesias reconocieron que una persona podía tener una determinada orientación sexual -anómala, según ellas- pero se le pedía que no obrara sexualmente en consecuencia. Y en esa estamos en este momento, aunque se les recomiende, en muchos casos, que pasen por un tratamiento que revierta su orientación homosexual en una heterosexual. Durante estos largos años mucho dolor y frustración se ha sembrado entre la comunidad homosexual cristiana.

Hoy creo conveniente que, especialmente, las iglesias se abran a escuchar los testimonios de homosexuales y lesbianas, a escuchar sus argumentos, a mirarlos a los ojos y abrir un diálogo entre homosexuales y heterosexuales cristianos.  Creo que ese diálogo expulsaría de nuestro entorno eclesial el tufo homofóbico que inhalamos diariamente.

Alguien dirá que no, que no existe homofobia en el mundo cristiano, pero permítanme poner un par de ejemplos tomados de mi propia experiencia. He oído contar, en más de una ocasión, chistes de maricas en el ambiente evangélico dónde éstos salían muy mal parados, y representaciones en veladas eclesiales donde se les ridiculizaba provocando las carcajadas de los asistentes. Por otra parte, y en sentido teológico, a homosexuales y lesbianas se les expulsa de la mesa de la familia cristiana, no haciendo lo mismo con otros colectivos que también son considerados “pecadores” por la mayoría del conservadurismo evangélico. Lo cual demuestra, se quiera o no, que estamos intoxicados de la homofobia popular.

¿Adónde quiero llegar? Muy sencillo. Lo que deseo es que el mundo conservador se abra a escuchar a la comunidad homosexual. A que sean capaces de sentarse en una misma mesa  para conocerse, escucharse sin aspavientos y abrirse al otro. Eso, de momento, no se ha logrado. Recuerdo cuando en una de las iglesias que pertenecen a mi familia denominacional se organizó una mesa redonda sobre el tema que nos ocupa, fueron invitados homosexuales cristianos y teólogos del ala –como les gusta decir a algunos- liberal y del ala conservadora. Éstos últimos no quisieron acudir. Todos tenían una buena excusa, y uno de ellos –creo que fue el más sincero-  dijo, “yo no me siento en una misma mesa con homosexuales”. Así están las cosas. Espero tiempos mejores.

18 comentarios:

  1. Tienen razón los que hacen de la cuestión de la aceptación o no de las personas homosexuales en las comunidades eclesiales, un tema central para el ser o no ser de la iglesia.
    Quizá sea la última frontera opuesta a la dinámica inclusiva que, bajo la acción del Espíritu Santo, guía la historia de la iglesia de Jesús, que ha de pasar de Jerusalén a Roma y llegar hasta los confines de la tierra. La ekklesia o es católica -universal, inclusiva, capaz de convocar a toda la humanidad-, o se convierte en un grupúsculo que defiende unos intereses particulares.
    Quizá sea el bieldo joanneo que separa dos formas básicas de entender la religión. La religión como conquista humana, acción (o superstición) propiciatoria que garantiza el orden social y cósmico, y que demanda sacrificios cruentos o renuncias éticas –observando códigos extrínsecos de conducta-, para aplacar la ira divina; o la religión como respuesta a la inicitiva de gracia y comunión divina revelada en Jesús, que se identifica con toda realidad humana, hasta con aquella considerada despreciable por la sociedad (Filipenses 2: 7) y que pone en el centro de su mensaje del Reino a las personas, especialmente a las que son consideradas un cero a la izquierda (Mateo 18: 2).

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ignacio. Muy acertada tu reflexion. Incluso hay un hecho fácilmente comprobable, y es que en las comunidades que parecen más avanzadas, a la hora de la verdad, cuando se trata de destapar realmente la realidad, aparecen reacciones contrarias. Es decir, de acuerdo con ser inclusivos, pero que no se sepa... Yo estoy de acuerdo que no se trata de ir poniendo banderas, pero tampoco se trata de ocultar realidades. Hay que integrarlo todo con absoluta naturalidad. Y creo mucho en lo que dices: diálogo, encuentros, mirarse mutuamente a los ojos, y acogernos todos mutuamente como seres humanos, en lucha y esperanza, libres y responsables.

    ResponderEliminar
  3. Gracias hermano por tu reflexión. Yo vengo desde hace tiempo reflexionando en el tema, vivo en una cultura homofóbica evangélica, cosa nada nuevo, eso se da en todos lados y aquí en México no es la excepción, pero en fin, debemos luchar con esos "demonios". El otro día platicando con un miembro de la iglesia le compartía mi sentir, le hablaba de lo homofóbicos que somos y por otro lado le decía lo inclinado que estaba yo para aceptarlos, sin embargo, le decía, que me mantenía atrás por la simple situación de no tener experiencia con algunos de ellos, lo cual, casi seguro me llevaría a aceptar la homosexualidad en el aḿbito evangélico. Me gusta el llamado que haces para sentarnos en la mesa con ellos y dialogar. Anhelo que en mi México eso se pueda lograr, un diálogo. Soy pastor por más de 20 años, bautista (para acabarla de amolar, jajaja), y creo que debemos primeramente, quitar la homofóbia existente entre los pastores, es brutal la condena y la serie de palabras, que de sus bocas, para referirse a ellos. Un saludo y gracias nuevamente por tu reflexión.

    ResponderEliminar
  4. El problema es, como siempre, la interpretación de las Escrituras. Se hace igual referencia -al hablar de este tema- a textos del Antiguo como del Nuevo Testamento, sin considerar el contexto.
    Lo peor es que muchas veces se utilizan esos versículos como arma arrojadiza.
    Me pregunto en cuántas ocasiones se busca primero la guía de las Escrituras y en cuántas otras se parte de la base del prejuicio y -sólo después- se rebusca para ver en qué parte de la Biblia se pueden apoyar para darse a sí mismos la razón.
    Mientras tanto muchos cristianos sinceros seguirán sintiéndose huérfanos, porque no encajan ni son aceptados.

    ResponderEliminar
  5. El problema no es solo homofóbico.... es necesaria la predicación del evangelio para que ellos se conviertan y sean regenerados por el Espíritu Santo, ya que sin él, no habrá proceso de transformación, pues tiene enceguecido el entendimiento por su pecado. Ahora, tampoco se pueden tolerar conductas homosexuales dentro de la congregación, ya que por estas razones, también es vituperado el evangelio de cristo, pero no hay que apartarlos como parías de la iglesia. Es más orientación y preparación de los ministros, ya que hoy día con el fin de acercarse a los diferentes grupos humanos, el evangelio que nos legó Cristo muta con el fin de agradar a la gente y no al Señor, quién es inmutable.

    Hay que tener cuidado con estas cosas, más cuando hablamos de una práctica (una tendencia sexual es la praxis de una convicción sexual inducida por x motivaciones)de pecado, O de otra manera, torcer las escrituras con el fin de re-definir que es pecado y que no (para aceptar las nuevas modas y tendencias)

    ResponderEliminar
  6. Otra cosa y como para profundizar mas acerca del tema:

    ¿Qué es una predicación cristiana correcta en contra de la homosexualidad?

    En primera instancia se deja en claro que el cristiano, no trata al homosexual en forma discriminatoria, en el sentido que le niegue ayuda humanitaria,

    La Biblia dice:

    Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber (Romanos 12:20)

    De esta forma nos dice que no podemos negar a nadie ayuda, y no creo que predicar en contra de la homosexualidad estemos afectando este tipo de derecho humano.

    Tampoco una actitud cristiana es odiar al homosexual, ya que como cristianos debemos odiar el pecado porque a Dios le desagrada, pero predicar en amor al pecador porque procuramos su salvación.

    O sea que desde el punto de vista humano, amamos la persona y no le negamos nuestra ayuda humanitaria.

    ¿Entonces que es lo el mundo considera mal?

    Considera mal decir que la homosexualidad es un pecado, y que lo que practican tales actos no entrarán al cielo, sino que les espera un infierno, esto lo podemos ver claramente en las escrituras (1Co 6:9-10, Ro 1:26-28)

    Que el homosexualismo es una condición en contra de la naturaleza, que es un pecado, y que es una depravación del ser humano LO DICE LA BIBLIA. La ley de Dios está en contra de las sodomía: 1Tim 1:9-10

    Quizá un homosexual o una lesbiana, se enojen, denuncien esto como discriminación, pero tienen que saber que eso es lo que dice la Palabra de Dios, ni más ni menos.

    Pero hagamos una pregunta:
    ¿En qué consiste la supuesta discriminación?, ¿En decir que son pecadores?, ¿En advertirles que si no se arrepienten irán al infierno?, Pues si no les gusta eso, en vano rechinan sus dientes contra el Creador. El pecado de la homosexualidad es una pecado en la lista de muchos pecados que nombra la Biblia.

    ¿Acaso un cristiano debería de dejar de predicar en contra de las relaciones heterosexuales ilícitas? Claro que no. ¿Debería dejar de predicar cualquier pecado que La Biblia denuncia, solo por el hecho que “ofende” a determinados sectores de la sociedad? Desde luego que no. El verdadero cristiano siempre va a predicar lo que la Biblia dice.

    Un verdadero cristiano es una persona pacífica (Mateo 5:9) Que respeta las autoridades (1Pe 2:17)Y un ejemplo de vida en este mundo.(Fil 2:15)

    ResponderEliminar
  7. ¿PUEDE CONSIDERARSE LA UNION HOMOSEXUAL UN MATRIMONIO?

    Desde el punto de vista Bìblico no. El matrimonio según Dios es entre un hombre y una mujer, así lo determinó desde el principio de la creación.

    El Señor Jesús nos recuerda el Génesis en Marcos 10:6

    Por lo tanto podemos decir que un matrimonio delante de los ojos del DIOS DE LA BIBLIA es entre un hombre y una mujer. De allí se desprende el concepto de familia (Génesis 1:28); Por tanto sería antinatural también la adopción de niños por parte de un “supuesto matrimonio homosexual”.

    Dios y su Palabra, no aprueban esto, por eso la comunidad homosexual ha expresa su desagrado en contra de la predicación Bíblica diciendo que los que predican esto abusan de la libertad religiosa: "la libertad religiosa no debería utilizarse para ofender a las personas".

    Que quede muy en claro que bajo un sistema democrático uno puede expresar sus ideas, y que en este caso las ideas no son propias sino que parten un libro, al Biblia, que para el creyente es la Palabra de Dios; si lo que dice la Biblia les ofende esto corre por su cuenta.

    No podemos reescribir una Biblia que consienta su pecado, como tampoco podemos cerrar la Biblia, para no expresar nuestra fe.

    En resumen:

    Predicar en contra de la homosexualidad, es una cuestión de fe en la Biblia y de obediencia a Dios que la inspiró.

    Mientras en cada país halla un sistema de libre expresión, esto no será en modo alguno un delito.

    Ahora si un país determina por decreto constitucional, que predicar en contra de la homosexualidad es un delito, está automáticamente fuera del sistema democrático (o en tal caso un sistema engañoso) y ya las reglas de juego son distintas.

    Pero este mundo tiene que saber que el creyente en Cristo, nunca cerrará las tapas de la Biblia.

    Es menester obedecer a Dios antes que a los hombres. (Hechos 5:29)



    Cierro el presente artículo con un mensaje Bíblico a cualquier homosexual o lesbiana que pudiera leer el mismo.

    ¿DISCRIMINACION? Mateo 25:31
    Hoy en día se habla mucho de "la discriminación". Según el diccionario DISCRIMINAR significa dos cosas:1) Dar trato de inferioridad a una persona o colectividad por motivos raciales, religiosos, de sexo, de clase social o casta u otros motivos ideológicos: discriminar a una persona por cualquier motivo es un acto inconstitucional. 2) Separar, diferenciar una cosa de otra: discriminar lo verdadero de lo falso.

    Con respecto al significado número uno podemos decir que la Biblia no hace discriminación, ya Dios trata a todos igualmente, y le ofrece la salvación en Cristo a todo aquel que quiera aceptarla, sin importar: Nacionalidad, Sexo o Raza (Colosenses 3:11; Gálatas:3:28); Pero desde el segundo significado de esta palabra, Dios, sí discrimina, en el sentido que tiene que hacer una diferencia. ¿Y cual es la diferencia que tiene que hacer Dios entre los seres humanos.?

    El diferencia entre aquellos que aman el pecado y persisten en el, de aquellos que se han arrepentido de sus maldades y han confiado en Cristo como su salvador. Veamos esta lista de pecados según el siguiente pasaje de la Biblia: En 1Corintios 6:9 es muy claro el mensaje: estos... NO HEREDARAN EL REINO DE DIOS. ¿Es esto discriminación?

    ¡Hay muchas personas aquí en la tierra que cuando se les predica el arrepentimiento de pecados y la fe en Cristo, gritan: discriminación, discriminación.!

    ¿Predicar en contra de la homosexualidad es discriminación?

    ¿Desenmascarar aquellas creencias que llevan engañadas a las almas al infierno es discriminación?

    ¿Denunciar los pecados de esta humanidad es discriminar?

    Hay salvación para drogadictos, alcohólicos, homosexuales, lesbianas, ladrones, asesinos, etc, si este se arrepiente, y es nuestro deber como Iglesia y como Cristianos predicarles el evangelio

    ResponderEliminar
  8. ¡Vaya!
    Todos en un mismo saco: Ladrones, asesinos, homosexuales, personas con adicciones...
    Sin palabras.

    ResponderEliminar
  9. En fin: Dios es el que nos juzgará y Él tiene todos los datos. Los demás vemos las cosas a través de muchos cristales superpuestos.
    No interpretamos de la misma manera las Escrituras unos y otros. Y no me digáis que sólo hay una manera de interpretarlas. No es así. Todos estamos imbuidos de ideas preconcebidas según nuestra procedencia, nuestro trasfondo cultural y económico. Incluso todos nos hacemos una idea de Dios según lo que hemos visto en nuestros padres o personas de autoridad.
    ¿Quién dice que mi forma de verlo es mejor que la vuestra o al revés?
    Llegará un día en que "conoceremos como somos conocidos, no como por espejo".
    Una señora a la que conocí hace muchísimos años, mujer de pastor, decía siempre:
    "En el cielo habrá muchas sorpresas". Yo así lo creo.

    ResponderEliminar
  10. Soy una cristiana absolutamente profana en temas teológicos y eclesiásticos incluso.
    Pero me pregunto cuándo y con quién seguiremos el Mandamiento Nuevo: "Amaos los unos a los otros como yo os he amado."

    También me pregunto, sin ánimo de ofender ni molestar a nadie, si es posible que las interpretaciones de las Escrituras puedan conducir a lecturas diferentes de las mismas. Y si estas lecturas deben estar guiadas o podemos hacer una interpretación libre de ellas, siguiendo nuestra propia conciencia.

    Por supuesto también me pregunto si antepongo mi criterio en mi beneficio en lugar de seguir el de mi iglesia.

    Pero hay temas como el que habéis planteado, que me parecen sangrantes y no por que me afecten personalmente. ¿Puede alguien asegurar qué cosa y en qué medida ofenderá a Dios?.Prefiero creer en su amor, en su justicia y en la capacidad que nos dió para conocernos y aprender, que actuar como juez.

    Finalmente con los años decidí pensar por mí misma en todas las cosas, no alejarme mucho de Su palabra y decir que yo también soy iglesia.


    Siento haberme colado en este blog donde no se me ha llamado, pero he tenido casi la necesidad de expresar mis opiniones; aunque resulten poco conocedoras e imprudentes. Ya se sabe: la ignorancia es atrevida xd.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Miercole, que equivocado que esta don Ignacio.
    Seguramente no tenga la preparacion que tiene usted en lo teologico; pero si se que esta errando totalmente con sus pensamientos y analisis. Y lo peor de todo es que contamina a mucha gente.
    Igualmente lo respeto porque debo hacerlo, pero creame que me cuesta mucho.
    Ojala que su orgullo y su conocimiente humano permita que Dios le muestre la verdad.
    Cristian Lo Forte / Cordoba / Argentina.

    ResponderEliminar
  12. Por lo que leo, la invitación al diálogo que nos hace Ignacio Simal, para muchos es imposible, su verdad, la cual emana de las Escrituras según ellos, hace imposible tal acontecimiento. ¿No es eso homofóbia? Un saludo Ignacio.

    ResponderEliminar
  13. Esto... ejem.. responderé a juhepu, sin entrar en muchas consideraciones que ni merecen la pena....

    Dices que la Biblia es la palabra de Dios y , mia, hoy no te lo discutiré, y daré por buena tal premisa.

    ¿Pero que Biblia? ¿la original escrita en ni sé que lengua? ¿En sus traducciones latinas y griegas que fueron las que fueron llegando a nuestros días? ¿ Cual de las muchas traducciones, y distintas Biblias, muchas de ellas contradictorias, que presenta como la palabra de Dios distintas iglesias Cfristianas?

    En realidad, tanto en Corintios como en Timoteo, al relacionar los pecados, lo que citas es la traducción a dos palabras griegas, o de uso común en el griego, su etimología exacta la desconozco, que eran Malakoì y Arsenokôitai.

    El primero que tenia relación con pederastia, ya que se usaba idistintamente con la palabra "catamita", y la segunda que se referia, mas concretamente, al adultero, o de conducta viciosa, en el sentido de acostarse con una u otra, u otro... sin hacer referencia a la homosexualidad.

    Asi bien, hay traducciones de la Biblia en frances que lo tarducen así, como adultero y pederasta, y seguramente, si tomas los cientos de traducciones de la Biblia desde el inicio de Cristianismo, la diferencias en esto, y en otras partes de la misma, harán que, lo que tu llamas "la palabra de Dios", no se parezca en nada, a aquello que redactaron los profetas, evangelistas, etc etc etc

    ¿Dios no es amor?

    pues amaros los unos a los otros, que eso no puede ser pecado

    ResponderEliminar
  14. Gracias a todos/as los que estáis comentando. Y cuando digo todos/as es que todos/as.

    Suzanne, cuélate cuando quieras en el blog... ja,ja,ja

    ResponderEliminar
  15. Hola Ignacio, digamos que me he cansado de escuchar a algunos defensores de -cierta moral cristiana- cuyos actos evidencian la carencia de ellas. Por eso ahora no me callaré y destaparé a uno de esos como es el director de la radio cristiana ond paz de Barcelona, DON JULIO PEREZ, quien tanto a criticado y sigue criticando los últimos movimientos de modernización y actualización de la interpretación bíblica a nuestro tiempo emprendido en un sector de la IEE de España.Irónico o quizás demagógico tratándose de alguien que invita a sus programas a la pastora Carmen Sánchez o promociona la música de Francesca Patiño ambas miembros de la IEE, Que conste que son hermanas que admiro mucho, sinceramente...;no tuve la suerte de que promocionara mi primer cd por la radio pues supo por aquel entonces que yo asistía a la iglesia que tu pastoreas....y sus prejuicios doctrinales son evidentes cuando algo tiene relación con una teología liberal. Queda dicho...Ahora ya me podrán criticar....

    ResponderEliminar
  16. Si nos llamamos cristianos y creemos en el Dios biblico, creanlo el colocará a muchos en una posición q no le gustará a muchos, lo peor es q será eterna esa posición, cuánto es eterno?, no tengo ni idea, pero si q es un tiempo muy largo.Dice la biblia q unos estarán a la derecha y otros a la izquierda. Y eso gustenos o no eh

    ResponderEliminar
  17. Al anónimo anterior:
    Es cierto lo que dices, sin embargo el hecho de que en la soberanía de Dios se permita que ejerzan un cierto poder llamemosle "espirirtual" algunos de esos pastores no implica que por ello tengamos que decir amén a todo lo que dicen ni dejar pisotear lo que para mí o en el caso de otros tb realizamos como un servicio "espiritual" como es en mi caso la música. De cualquier modo gracias a Dios he encontrado a otros líderes con una mente mas abierta, además: ya he aprendido la lección de que tengo muchos hermanos pero de que todos mis hermanos no son mis amigos.

    ResponderEliminar
  18. No Ignacio querido hermano, Vamos a ver: Dios ama al pecador, por tanto nos ama a todos, incluidos homosexuales, pero Dios aborrece el pecado. Dios desea la salvación de los pecadores, para ello tuvo que pagar el precio enviando a su Hijo Unigénito Jesucristo para morir en la cruz y derramar su sangre para limpiarnos de todo pecado. Ignacio y demás hermanos, Dios no diseñó la homosexualidad, y además está muy dura y claramente condenada en las Sagradas Escrituras, es PECADO y punto; es una desviación. Leer Romanos 1: 24 al 32 entre otros muchos textos sagrados. Seamos consecuentes y coherentes. Dios ama al pecador pero no al pecado. El homosexual al igual que el mentiroso, el ladrón, el farsante, el hipócrita y un largo etc. debe arrepentirse y recibir el perdón de Dios, y entonces nacerá de nuevo al aceptar a Cristo como su Señor y Salvador. No seamos necios, el Espíritu Santo debe guiarnos a toda verdad y Dios es un Dios de orden y santidad no de confusión.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails